jueves, 21 de julio de 2011

UN VERDADERO ESCRITOR

Día Ciento Ochenta. Con una temperatura de 18° C en Trujillo que oscila  por debajo de lo normal, no hay remedio comparable como una amena y tranquila lectura después que un baño caliente al finalizar una exhaustiva rutina de ejercicio físico mañanero. Bueno, no hay remedio comparable para mí particularmente, y es que así, les quiero comentar se han convertido mis mañanas después de las tormentosas semanas que tuve que vivir y que no me dejaban realizar lo que realmente me gusta hacer.

Leer, ejercitarme, aprender a cocinar, enseñar y trabajar en diseño web son mis principales pasiones y una vez liberada temporalmente de mencionadas cargas pesadas por fin puedo realizarlas libre y plenamente.

El primer libro, por así decirlo, que fue leído durante esta dulce renovación y transacción emocional  fue uno escrito por una española maravillosa, la gran Beatriz Berrocal. Mencionada novela, se llama "Marioneta" y retrata la historia de Alma Domínguez, adolescente que vive lamentablemente una situación muy común en nuestros días: el del acoso vandálico y la agresión física por personas cercanas a ella.



Sin embargo; más adelante veremos con mayor profundidad y análisis esta novela, en este momento, a Betriz Berrocal, deseo  regalarle unas cuántas líneas de esta entrada para felicitarla por poseer el verdadero espíritu de un escritor.

Y es que, debe ser conocido por todos nosotros que la parte más complicada de escribir una novela, no se encuentra relacionada con cuán bien escrito se encuentre, o cuántos errores ortográficos, de cohesión o coherencia posea en sus páginas, o mucho menos con la extensión o la belleza de su portada y la dureza de el papel de las páginas que lo conforman. La parte más complicada se encuentra relacionada con la publicación y la búsqueda de una editorial dispuesta a poner las manos en el fuego por ese libro que tanto costó realizar, porque todo trabajo demanda no solo de tiempo o dinero, sino también de esfuerzo físico y mental.



Y es por eso que hoy en día, pueden existir muchos personas que se autodenominan escritores, pero que en realidad solo se encuentran motivados por el deseo de poseer fama, reconocimiento y dinero. Pocas son las personas que llevan la Literatura en la sangre, y prueba de ello, son las cada vez más escasas novelas que representan sin lugar a duda obras maestras y novelas dignas de ser leídas por cualquier ser humano sin importar su condición social, económica o cultural. Los autores de dichas historias son verdaderos escritores y en nuestra sociedad, las estadísticas, considero personalmente, no van en aumento; sino en descenso.

Cuán difícil es encontrar a un Ernesto Sábato o a un Mario Benedetti o a una Matilde Asensi. Y si nos transportamos más a la antiguedad, díganme si hoy ¿Podemos encontrar a un excelente Miguel de Cervantes Saavedra, o a un dramáturgo como Goethe o Honorato de Balzac o a un infaltable Gabriel García Márquez? o quizás si defendemos nuestra Literatura a un Premio Nobel como lo es nuestro querido Mario Vargas Llosa. Puedo realizarles una lista interminable de personajes inigualables y que en nuestra vida han dejado huella con sus hermosas, fuertes, satíricas y conmovedoras palabras, con sus memorables e inolvidables personajes y con sus historias de gran trascendecia en la Historia de la Literatura. Lamentablemente, si me pongo a buscar personajes en la actualidad que ingresen a dicha lista, los resultados les sería desalentadores.


Y es que, particularmente, tomo como ejemplo a este escritor argentino, Luis Corbacho, ex-pareja de un nefasto Jaime Bayli, que como escritor lamentablemente deja mucho que desear, y que esta semana han empañado uno de los pocos pero más importantes eventos culturales en nuestra capital: Lima. Es inaceptable, que una fecha como la de "La Feria del Libro" se vea afectada por el circo mediático que este argentinucho ha creado estas semanas, por cosas que lamentablemente llaman más la atención del público peruano y no la cultura y la lectura, que es lo que realmente deberíamos promover en nuestra sociedad. Es por ello, que estamos en la situación que lamentablemente estamos...


Sin embargo; después de desviarme de el tópico principal de esta nota, característica tan usual en mi persona, quiero decirles, que no todo esta perdido en este mundo. Existen personajes que tanto desearía tuvieran mi nacionalidad, pero que al fin y al cabo, me alegro existan por brindarnos quizás no novelas importanes y de gran reconocimiento mundial, sino novelas de gran valía espiritual, pues fueron escritas con el alma de un verdadero y apasionado escritor y no el de un buscador de dinero y fama. Un ejemplo claro de ello es esta española, que quizás no tiene un repertorio de novelas trascendental ni en su cuenta bancaria tenga varios billetes de dinero, pero que le basta escribir desde el corazón lo que piensa por las mañanas. Sé que existan más personas como ella, quisiera creo como ustedes, llegar a enamorarme de sus historias.


¡Nos vemos cuando "Marioneta", el 25° libro de esta lista sea finalizado!



2 comentarios:

Psilex dijo...

Hola Jimee

Mi nombre es Eduardo, soy como el estatus social lo indica Psicologo, y lo digo de esta manera por que creo que para jactarme de tan distinguido oficio se necesita mas que el titulo y unos cuantos años en la escuela, mi mision es esta conocer gente como tu, gente que dedica tiempo a las letras, soy de Mexico, en este pais hablar con alguien de un libro es pedir encontrar un clerigo libre, mas ardua es la tarea, quiero ser un escritor, tal y como lo indicas no me interesa la fama o el dinero, mis intereses son menos mundanos, es por ello te ruego estemos en contacto para dicernir de las lecturas que faciliten mi aprendizaje..mi correo: psi_edu@hotmail.com

Jimee dijo...

Hola Eduardo, gusto en conocerte. En este momento te agrego a mi correo para que podamos hablar e intercambiar títulos de libros. Felicitaciones por tus ganas de escribir y encontrar gente que le guste las Letras. Aquí encontraste una y espero nos volvamos amigos :) Ya sigo tu blog y lo chequearé constantemente. Saludos!